Domingo, 16 Junio 2019 21:57

Menudo, Tradición de Papá

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

 • Generaciones porteñas han crecido con éste ritual que por lo general es instituido por el Papá.

Sea cual sea su actividad, si jugó un partido de fútbol con sus amigos el sábado, o trabajó hasta tarde, la cita con la señora del menudo o de la pancita siempre se da, regularmente a la hora del almuerzo, antes dehacer cualquier otra cosa. La primera salida con la familia es hacia la menudería.

Son la 6 de la mañana y los 57 puntos de venta con licencia municipal para vender éste alimento, sacan sus mesas, levantan cortinas y empiezan a prender el comal de las emblemáticas tortillas hechas a mano, mientras las humeantes ollas se asoman en la estufa anafre, según sea el caso.

Familias completas comienzan a llegar, Papá, mamá, abuelos, hijos, nietos, algunos llegan en tandas, es decir, se citan ahí para almorzar, otros, festejan su cumpleaños con un plato de pancita, y las mañanitas amenizadas por algún cantante local.

Este domingo, el festejo fue para los papás quienes escucharon una y otra vez las mañanitas en un singular lugar, el de su preferencia, donde generaciones enteras han crecido con esto que parece un ritual, pues aun cuando el papá llega a faltar, el hijo mayor asume la responsabilidad  de llevar a la familia, compuesta por mamá y hermanos al menudo.

Salvador Sánchez, asiduo a éste lugar recuerda que antes de la plaza comercial, la pérgola,  los cinemas y restaurantes, las familias acudían a la tradicional “pancita”, la cual se vende incluso en los restaurantes más concurridos y caros, como parte de su bufett dominguero.

La familia Pedraza, llegó a las 11:30 de la mañana a la  menudería “El Salvador” la cual por 30 años ha vendido éste platillo compuesto de panza de res cocida condimentada con chile guajillo. Sin embargo, todas las mesas estaban ocupadas y había mucha gente formada con su recipiente para llevar,  sin embargo, parecía que valía la pena esperar los15 minutos en lo que se desocupaba una mesa, mientras la mamá Sofía, sostenía su bolsa de aguacates con el cual acompañaría el platillo.

“Hace 40 años desde que llegué a ésta ciudad empecé a vender el menudo,  les gustó, sobre todo a los obreros que siempre llegan solos a esta ciudad a trabajar, unos aquí se casaron  y ahora vienen con su familia a comer”, señaló Leticia Rodríguez, quien se dedica a éste negocio con el cual ha sacada adelante a su familia, hoy tiene tres hijos profesionistas.

La venta de ésta comida, es sólo por las mañanas y hasta el mediodía. Porque a las 2 de la tarde ya están lavando las ollas  y todos, o la gran mayoría se van a la playa, para continuar su domingo familiar.

Visto 35 veces

facebook-bottom